El efecto de los Radicales Libres en la piel

Inicio/Artículos/El efecto de los Radicales Libres en la piel

Los Radicales Libres favorecen el estrés oxidativo, y con ello aceleran el envejecimiento cutáneo. La medicina estética cuenta con tratamientos capaces de revertir el daño, y devolvernos una piel más joven y fresca.

Inevitablemente el paso del tiempo va dejando huella en nuestra piel. Primero aparecen líneas de expresión, a las que luego se suman pérdidas de volumen y elasticidad, y las poco agradables arrugas. Los primeros signos de envejecimiento comienzan a partir de los 25 años, y en ello indicen tanto factores internos como externos.

Entre las causas internas está nuestra edad biológica, que determina los cambios en la estructura de la piel y las funciones celulares, y la genética. Se sabe, por ejemplo, que las pieles claras y sensibles están más predispuestas a presentar arrugas a temprana edad. Este tipo de factores son inevitables, y poco o nada podemos hacer. Distinto es con las causas externas del envejecimiento, que si podemos manejar a nuestro favor.

Lejos el principal factor ambiental que afecta nuestra piel son los radicales libres, y el estrés oxidativo que provocan. Los radicales son moléculas reactivas capaces de lesionar las estructuras celulares, incluidos lípidos y proteínas, acelerando la aparición de los signos visibles de la edad. En circunstancias normales, los radicales libres pueden ser neutralizados por los antioxidantes de la piel. Pero con los años disminuye la capacidad natural para desactivarlos. ¿El resultado? Todos los componentes de las células cutáneas se dañan, y la piel se ve cansada y envejecida.

El doctor Pablo Calvo, médico cirujano y especialista en medicina estética de Vitaclinic, aclara que los radicales libres se forman en el organismo normalmente, el problema es cuando se supera el balance natural. “Ahí es cuando empiezan a dañar las moléculas que componen nuestras células (proteínas, grasas e información genética), acelerando su muerte y disminuyendo la capacidad para regenerarse. Esto provoca un envejecimiento prematuro que se nota en la diminución de elasticidad y brillo de la piel, y aparición de arrugas más pronunciadas”.

Alternativas para combatir el envejecimiento

Según explica el especialista, hay varias cosas que podemos hacer para combatir el nocivo efecto de los radicales libres, y frenar el acelerado envejecimiento de la piel. “Una dieta balanceada es importante para obtener las vitaminas y minerales necesarios para reforzar las defensas de nuestro cuerpo. También son útiles los suplementos antioxidantes en dosis moderadas, dependiendo de las deficiencias de cada paciente”.

Desde la medicina estética, otros tratamientos minimamente invasivos que podemos probar son:

  • Células Madre: Una innovadora técnica de rejuvenecimiento donde se obtienen Células Madre de la misma paciente, que luego inyectadas en la piel, liberando factores de crecimiento que estimulan la formación de colágeno y elastina, con lo que se recupera el volumen y frescura de la piel.
  • Láser: Estimula las células para activar la producción de colágeno y elastina, dando más luminosidad en la piel tratada, y atenuando líneas de expresión.
  • Bioestimulación RegenerativaConsiste en aplicar factores de crecimiento plaquetario que se obtienen de la sangre del paciente, y se introducen con micro inyecciones. Favorece la tersura y brillo de la piel, y el efector dura entre 4 y 6 meses.
  • Relleno Facial: Se realiza con ácido hialurónico sustancia que aporta volumen a la piel y elasticidad a las articulaciones. Permite un cambio sutil y preciso a partir del mismo momento de su aplicación.
Por | 2017-06-20T01:34:07+00:00 17/07/2015|