Seis factores que pueden acelerar o retrasar el proceso de envejecimiento

Inicio/Artículos, Prensa/Seis factores que pueden acelerar o retrasar el proceso de envejecimiento

Conoce los seis pilares fundamentales que pueden acelerar o retrasar el proceso de envejecimiento

¿Sabías que con sólo algunos cambios de hábitos, puedes retrasar el envejecimiento de tu cuerpo?

Alimentación saludable, realizar actividad física, saber manejar tus emociones (especialmente el estrés), la modulación hormonal, la suplementación con antioxidantes y la terapia celular, son los pilares que contribuyen directamente a un mayor o menor índice de envejecimiento biológico de una persona a lo largo de la vida. Cuando estos pilares funcionan correctamente entre sí, son pieza clave en el funcionamiento celular, en el retraso del envejecimiento celular y en la prevención de diversas enfermedades.

El Dr. Víctor Hugo Correa, dermatólogo y director médico de Vitaclinic, explica las bases para optimizar y prolongar la calidad de vida de las personas.

 

 1.-Alimentación saludable:

No se trata de hacer dieta sino que debes cambiar tu estilo de vida para siempre. “Comer sano tiene que ser parte de tu rutina, reducir la ingesta de azúcar, evitar los carbohidratos procesados, las grasas saturadas y aumentar el consumo de agua y de verduras ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. En general es comer equilibrado, ya que en los alimentos se encuentran nutrientes, vitaminas y antioxidantes necesarios “. Señala el Dr. Víctor Hugo Correa.

2.-Actividad Física:

Hacer ejercicios nos ayuda en mejorar nuestra calidad de vida: sube el ánimo debido a que tu cuerpo libera endorfinas (conocidas como las hormonas de la felicidad), mejora el metabolismo y los índices de colesterol, además estimula la producción natural de hormonas naturales como testosterona y hormona del crecimiento, a su vez disminuyen los niveles de cortisol (hormona del estrés) . “Con una buena prescripción de ejercicio físico planificada por un profesional se logran estos resultados. Los ejercicios de alta intensidad intervalados son los ideales para conseguir el objetivo. Recomienda el especialista.

3- Manejo de las emociones (estrés):

Cuando estamos sometidos a altas cantidades de estrés en forma continua, comúnmente producimos altas cantidad de radicales libres que son potentes agentes oxidantes altamente reactivos. Cuando modulamos las emociones negativas, podemos disminuir considerablemente la generación de estos radicales libres que, cuando se producen en exceso, atacan a las células sanas de la piel deteriorando sus membranas o alterando su ADN. “Cuando estamos expuestos a situaciones cotidianas de estrés, el organismo de las personas reacciona inmediatamente produciendo cortisol que es una hormona que modula la entrega de azucares disponibles como energía celular, pero ésta a largo plazo causa inflamación cutánea manifestando arrugas, piel más fina y apagada, además de disminuir en forma importante el colágeno producido por los fibroblastos, haciendo perder la flexibilidad y tensión natural de la piel “. Explica el Dr. Víctor Hugo Correa.

“El cortisol aumentado en forma sistemática y prolongada disminuye la producción de melatonina, hormona del sueño, reduciendo significativamente la capacidad de la piel para regenerarse”. Finaliza el dermatólogo.

4- Las hormonas y el envejecimiento:

El eje hormonal es fundamental para una terapia antienvejecimiento, ya que modulan en forma natural muchos procesos que juegan un papel en el  envejecimiento. “En el caso de los hombres es la testosterona quien tiene un rol preponderante en la energía vital, aspecto de la piel e incluso función vascular, tal como su equivalente en las mujeres, los estrógenos, los que pueden ser suplementados en forma exógena“. Ejemplifica el Dr. Víctor Hugo Correa.

5-Antioxidantes:

Los antioxidantes son sustancias que nos protegen contra los antes mencionados radicales libres, producidos en gran cantidad a medida que aumentan los años. Los antioxidantes naturales más comunes son las vitaminas, los flavonoides y aminoácidos que pueden estar contenidos en una dieta rica en estos elementos. Pero también pueden ser suplementados en forma exógena, como ejemplo más común es la vitamina C, la vitamina E, las grasas del tipo Omega, el maqui (flavonoides). “Junto con el cambio de estilo de vida, en Vitaclinic entregamos todas las pautas de suplementación exógena de estos elementos, que a veces no son suficientes con el consumo en la dieta”. Comenta el Dermatólogo.

6- Las Terapia celular juega un rol fundamental en la prevención del envejecimiento prematuro:

Existe un periodo aproximado entre 20-25 años en el que se inicia el envejecimiento metabólico y celular. “Con el paso de los años las células de nuestro organismo disminuyen su funcionalidad, acelerando este proceso diversos factores ambientales y conductuales. Apuntando a retrasar este proceso natural es que tenemos que intervenir a través de la terapia celular, en la que se puede usar células del propio paciente (autólogas) o de un donante (alogénicas) para potenciar el funcionamiento del organismo en diferentes aspectos”. Explica el Dr. Víctor Hugo Correa.

 

Actualmente es posible conservar las células de una persona joven y pueden ser aplicadas cuando lo desee, conservando la edad del momento de la toma de muestra, y, de esa manera retrasar el envejecimiento.

El paso de los años no es igual a deterioro de la salud, sólo depende de los hábitos de las personas que este proceso se acelere o se retrase.

Por Nueva Mujer

 

Por | 2019-09-28T02:02:28+00:00 24/09/2019|