Transtem, la transferencia de células madre

Inicio/Artículos/Transtem, la transferencia de células madre

Transtem, la transferencia de células madre

El Dr. Víctor Hugo Correa fue el primero en traer a Chile, en el año 2011, la terapia de transferencia de células madre que estimula la regeneración de tejidos, llamado Transtem. Esta técnica fue desarrollada en Corea por Medi-Khan® y que marca un hito en la medicina regenerativa y estética.

“El procedimiento implica una cirugía mínimamente invasiva, que permite extraer tejido graso en sectores del cuerpo donde son más abundantes, como el abdomen. Luego, este material se centrífuga, se realiza una digestión enzimática y se incuba para obtener tejido adiposo puro, células madre concentradas y una fracción vascular estromal, rica en señales inflamatorias que invitan a la célula madre a quedarse, activarse y reparar”, explica el director médico de Vitaclinic.

Al utilizar el concentrado de células obtenidas a través de la técnica Transtem directamente y en lugares estratégicos como manos, surcos de la cara y cuello, se genera un proceso de remodelación profundo e intenso. Esto, a su vez, provoca que la piel luzca más juvenil y luminosa. En síntesis, se logra estimular el rejuvenecimiento.

Con el paso del tiempo, el rostro va perdiendo volumen y, con ello, parte de su belleza. Al inyectar células madre junto al tejido adiposo, igualmente concentrado, el paciente recupera la belleza tridimensional de los rasgos. Esto implica que se vuelve a reponer el volumen y la forma natural que tiene el mentón, pómulos, labios, glúteos, mamas, entre otras. Así, con ayuda de la terapia Transtem, se genera un cambio estructural e integral de la piel, mejorando la calidad de ésta y disminuyendo la flacidez.

Transtem es considerada una terapia estética muy segura y con resultados muy naturales. Si el procedimiento se hace en conjunto con un endolifting (cirugía ambulatoria que puede abarcar rostro, cuello y escote) se realiza a través de 5 pequeños puntos de entradas (de 3 mm aprox.) en zonas poco visibles de la cara y cuello, sin anestesia general y en forma ambulatoria. Por ende, disminuye sustancialmente la existencia de cicatrices. En relación a su tasa de rechazo es prácticamente nula, ya que se trabaja con la grasa y células madre del propio paciente”, especifica el dermatólogo. La clave es que se consigue un rejuvenecimiento sin perder los rasgos originales de la zona tratada y visiblemente más joven.

Por | 2015-04-24T17:07:25+00:00 15/04/2015|